Crematorio de Mascotas Arequipa | Por qué no debemos cortar orejas o rabo a nuestros perros
La explicación de que a razas como el bóxer, el mastín o el dóberman se les corten las orejas y el rabo viene de lejos, de los tiempos en los que se empleaban fundamentalmente como animales de pelea
corte orejas, corte rabo, perros sin rabo, doberman, gran danes, pitbull
15492
post-template-default,single,single-post,postid-15492,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

¿Por qué no debemos cortar orejas o rabo a nuestros perros?

¿Por qué no debemos cortar orejas o rabo a nuestros perros?

Algunas razas de perro tienen una imagen estética muy particular, asociada ya casi de manera indisoluble a ellas, que incluye la amputación de parte de las orejas y el rabo. Pero no se trata de prácticas recomendables en absoluto…

39155-h1

La explicación de que a razas como el bóxer, el mastín o el dóberman se les corten las orejas y el rabo viene de lejos, de los tiempos en los que se empleaban fundamentalmente como animales de pelea; se les cortaban dichos apéndices para evitar que otros perros los mordiesen y agarrasen por ellos. Hoy en día, por suerte, razas como éstas (y otras muchas) conviven con nosotros como mascotas y no con esta utilidad tan cuestionable. Pero son muchos los dueños que los siguen sometiendo a la amputación, sin pensar por un momento que lo que a ellos les parece un simple complemento estético puede suponer un trauma muy serio para su animal.

El bienestar de nuestra mascota debe ser lo primero

 

doberman_el_mascotero_2

El corte de orejas o rabo suele llevarse a cabo cuando las mascotas son muy pequeñas y les ocasiona un terrible dolor, que puede llegar a influir en su carácter a largo plazo, como cualquier shock que sufran en este etapa tan decisiva. Además, no es raro que se produzcan malformaciones en la columna que pueden ocasionarles problemas muy severos en el futuro, incluso, en el peor de los escenarios, infecciones que pueden exigir una operación u ocasionar la muerte.

Por otro lado, todos sabemos la importancia que tanto orejas como rabo tienen a la hora de la comunicación. Un perro moverá la cola de un modo distinto cuando quiera amenazar, mostrarse amigable, sumiso… Nosotros podemos entender otra clase de señales, pero está claro que otros perros no lo harán. Y al carecer de esta forma de comunicarse, las mascotas que hayan sido amputadas estarán en desventaja a la hora de relacionarse, siendo muchas veces avasalladas por otros ejemplares dominantes. Está claro que hay muchos más contras que pros en esta práctica, que esperemos que no tarde en ir desapareciendo.