Crematorio de Mascotas Arequipa | Animales ¿realmente tienen poder sanador?
15503
post-template-default,single,single-post,postid-15503,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Animales ¿realmente tienen poder sanador?

Animales ¿realmente tienen poder sanador?

Varios de los videos tiernos de Youtube nos dan pistas. Seguro que más de una vez hemos visto esos donde un perro juega con algún niño discapacitado, o cuando visita a su dueño enfermo en el hospital. Pero más allá de la nota tierna, son cada vez más los científicos que avalan lo que los dueños de mascotas han sabido toda la vida: compartir la vida con un animal hace bien a nuestra salud.

Los principales estudios se han desarrollado en Estados Unidos. Por ejemplo, según la American Heart Association, tener un perro reduce el riesgo de enfermedad cardiaca, ya que el sólo hecho de sacarlo a pasear implica un ejercicio bueno para la salud humana si se hace de manera sostenida. Más amplias fueron las conclusiones del Foro Better with Pets –realizado el 2015 en Bruselas– que concluyó, entre otras materias, que tener una mascota reporta beneficios concretos como:

• Baja presión sanguínea.
• Disminución de los niveles de estrés.
• Pulso más bajo en reposo.
• Baja del nivel de colesterol malo.
• Bienestar emocional.

BENEFICIOS PARA TODA LA VIDA

Alan Beck es profesor, veterinario y director del Centro de Estudio del Vínculo Humano-Animal en la Univeridad de Purdue, Indiana, Estados Unidos, y autor del libro “Between pets and people: The importance of Animal Companionship”. Él comenta que, si bien muchos años atrás la medicina humana tradicional era reticente a la terapia con animales por el temor a las infecciones que podían transmitir, “ahora sabemos que el bienestar emocional es muy importante para la salud y los procesos de recuperación y, en ese sentido, las mascotas nos otorgan los mismos beneficios que reporta el contacto con otros humanos. El apoyo social, viniendo de humanos o animales, es parte de nuestra estrategia para mejorar.

0013477642

La relación con una mascota es más fácil ya que no hay juicios de por medio y podemos asumir que siempre está dedicada a nosotros”, explica Beck, quien acualmente se encuentra investigando las bases biológicas de este vínculo y realizó un estudio sobre el impacto de un acuario con peces de colores en los enfermos de Alzheimer, descubriendo que el simple hecho de observarlo por 30 minutos los calma y mejoran sus hábitos alimenticios, uno de los principales problemas con los que deben lidiar.
¿Qué beneficios nos reporta tener una mascota en cada etapa de la vida?

Pueden ser el mejor amigo en la niñez porque nunca nos traicionarán ni contarán nuestros secretos y siempre se verán interesados. A los jóvenes les enseñan a ser útiles, ya que los animales son los “hijos” de los hijos de la familia. Los adultos se ven beneficiados por el ejercicio y porque favorecen el contacto social. Y los abuelos se vuelven a sentir provechosos y tienen un estímulo para ser más activos.

¿Cómo es la reacción de la gente cuando habla sobre el rol de las mascotas en la vida humana?

Nuestra cultura es muy empática con ellos, pero sólo en los últimos 20 años la comunidad médica ha aceptado el valor de la naturaleza y de los animales. Ahora, por ejemplo, en Estados Unidos es imposible encontrar un hogar de ancianos sin un programa con animales (principalmente perros, gatos y conejos), y muchos hospitales tienen planes enfocados en la naturaleza y las mascotas, especialmente los recintos infantiles.

¿Qué efectos producen en nosotros? ¿Podríamos decir que “nos hacen bien”?

La verdad es que los animales no tienen ningún “poder curador”; lo que hacen es evocarnos emociones y sensaciones de satisfacción estimulando las endorfinas naturales que contrarrestan las hormonas del estrés y facilitan la rehabilitación. Por eso, cuando están insertos en una terapia, se torna agradable y es mejor tolerada por la persona.

¿Es distinto un proceso con terapia animal versus uno que no cuenta con ella?

De todas maneras. Hay muchos estudios al respecto, y de forma empírica podemos decir que todo proceso donde interviene un animal, facilita el trabajo de un terapeuta, ya que funciona como un motivador.
En el día a día, ¿cómo nos beneficiamos de la compañía de una mascota que no necesariamente está adiestrada?
Estar en contacto con cualquier tipo de animal ya es beneficioso, pues estimula la expresión de emociones.

EL VÍNCULO ENTRE ANIMALES

La veterinaria Gricel Riquelme explica que tal como las mascotas ayudan a los humanos, lo mismo ocurre entre ellos. “Los animales son seres que transmiten energía y la proyectan a los otros”, detalla. “Por ejemplo, es común ver en los hipódromos que a los caballos de competencia, sometidos a altas cargas de estrés, los hagan convivir con otros animalitos como ovejas, conejos o gallinas, ya que se calman”. Y agrega que “los equinos tienen su chacra energética en el dorso y en el abdomen, por eso cuando alguno se siente mal, pone su cabeza sobre otro caballo para sentir alivio”.

Los perros tienen su centro energético en el corazón, los gatos en su abdomen y los delfines la proyectan a través de las ondas de ultrasonido que emiten naturalmente. De ahí que un animal sea beneficioso cuando se trata de incrementar el bienestar de otro que está sufriendo, ya que la compañía ayudará. Sin embargo, la profesional es enfática: “Es importante recalcar que un perrito o gatito enfermo de cáncer no se mejorará por estar acompañado, pero estar con otro reportará un beneficio en su estado anímico”.

“Nuestra cultura es muy empática con ellos, pero sólo en los últimos 20 años la comunidad médica ha aceptado el valor de la naturaleza y de los animales”, Alan Beck.